¿Qué es la pintura epóxica y para qué sirve?

La pintura epóxica está fabricada con componentes elaborados a base de una resina epóxica, la cual es resistente y de alta calidad que se puede utilizar para proteger aquellas superficies que están constantemente expuestas a mancharse, o donde circula un gran número de personas.

 

Te explicamos cuáles son los colores que generan una sensación relajante.

 

Sobre todas las cosas, esta pintura destaca por su gran resistencia a sustancias corrosivas, por ejemplo: ácidos, álcali y agua. Ante esto, normalmente es utilizada en complejos industriales, plantas químicas, estructuras de aceras y buques marítimos. Así mismo, gracias a que se puede mezclar con varios materiales complementarios como fibra de vidrio, brea, entre otras cosas, es ideal para usar en exteriores.

No obstante, no es solo una pintura de uso industrial pues dentro del hogar puede hacer grandes maravillas, en especial por ser una pintura ligera, además al no contener disolvente, no desprende ningún tipo de olor.

Así mismo esta pintura es una opción ideal gracias a todas sus características, las cuales son:

  • Cuenta con una gran adherencia, lo que la convierten en una opción ideal para renovar pisos, paredes, techos, estructuras e incluso materiales como cerámica, en especial aquellas que perdieron su color y brillo. También es capaz de cubrir sin problema las superficies de madera.
  • Si se busca una opción que permita mantener el hogar siempre libre de manchas y suciedad, la pintura epóxica es la mejor candidata. Es muy fácil de limpiar, solo es necesario utilizar agua y jabón, por lo que no hay necesidad de usar productos abrasivos que con el tiempo terminan deteriorando la pintura. Cabe destacar que es un material completamente impermeable.
  • Es un material aislante y antideslizante, por lo que es muy útil para algunos espacios dentro del hogar.
  • Resiste las temperaturas bajo 0, el calor y vapores que se pueden encontrar en los baños y cocinas. También resiste impactos, tránsito de montacargas y objetos sumamente pesados.

Fácil de usar y versátil

Del mismo modo la pintura epóxica es muy fácil de aplicar. Para hacerlo, principalmente hay que tomar en cuenta que el lugar se encuentre limpio y luego, preparar así, la superficie adecuadamente.

 

Así mismo esta pintura es una opción ideal gracias a todas sus características, las cuales son:

 

Después de limpiar, es momento de revolver bien la pintura antes de aplicarla. Sin importar cuál sea la superficie, se aconseja aplicarla con una brocha o goma espuma. Es ideal hacerlo con pinceladas largas y uniformes que vayan en una misma dirección. En pisos es muy probable que sea necesario aplicar dos capas para obtener un color uniforme. Sin embargo, es necesario esperar entre 4 y 6 horas antes de colocar la otra capa.

Con respecto a su acabado, se puede escoger entre brillo y mate. Aquellas superficies que se pinten con acabados brillantes aportarán un aspecto de lujo o glamour. Ante esto es posible lucir una cocina de revista, con un aspecto reluciente y un material fácil y económico de limpiar y mantener. Por otra parte, el color mate es ideal para darle delicadeza o suavidad a los espacios. Su gama de colores es muy amplia y se pueden escoger a la carta.

Así mismo, este material cubre las superficies con mucha calidad, su capa es fina y muy adherente, además tiene un corto período de secado. Otro aspecto a resaltar es que la pintura con brillo tiene la característica de reflejar la luz, por lo que es capaz de potenciar la sensación lumínica.

 

Aquí te decimos cómo escoger la pintura más adecuada para las paredes de tu hogar.

 

Una duda que puede surgir entre las personas es la diferencia de este producto con la resina. Su principal diferencia es el grosor. Por un lado, la resina es capaz de alcanzar los 5 mm de grosor, sin embargo, la pintura epóxica es mucha más fina. Ante esto se recomienda colocar en superficies que no cuenten con imperfecciones marcadas.

2019-09-12T13:39:19+00:00 septiembre 9th, 2019|
pinturas super