¿Sabes qué es el amarillentamiento? Identifica sus problemas, causas y soluciones

El blanco es un color que denota pureza, pulcritud, silencio y claridad, por ello es uno de los tonos más utilizados para pintar cualquier estancia, en especial los hogares. Además de eso, es un color que combina con cualquier otro, siempre está de moda y permite iluminar una habitación, escalera o mueble de manera instantánea.

Sin embargo, aunque el objetivo sea siempre que este tono de pintura se mantenga durante varios meses o años completamente intacto, en ocasiones puede volverse amarillo con el pasar del tiempo. Esta es una situación desafortunada que puede hacerle sentir a las personas que todo su esfuerzo no ha valido la pena. Si este es tu caso en este artículo podrás conocer qué lo origina y cómo evitar este proceso, lo que te ayudará a mantener tus paredes brillantes durante muchos más años.

 

Conoce la laca nitro para el automóvil.

 

Factores que originan el amarillentamiento

El color blanco de las paredes puede verse afectado por múltiples factores que originan opacidad y un tono amarillento, esto se puede presentar tanto en interiores como exteriores. Entre las principales causas se destacan:

 

  • La humedad.
  •  El uso excesivo de grasa en la cocina.
  •  El humo del cigarrillo.
  •  Fugas de agua.
  • Problemas de ventilación.
  • Filtración de agua en las paredes.

 

Tomar las medidas correspondientes para evitar estos factores puede retrasar o prevenir el amarillentamiento de las paredes. Cabe destacar que la mejor forma de prevenir amarillentamiento de una pintura es comprando productos de buena calidad y garantizados. Recuerda, hay productos que pueden ser muy económicos, pero su color original no tiende a ser tan blanco, además pueden volverse amarillos más rápido.

 

Tipos de amarillentamiento

 

Cabe destacar que existen dos tipos de amarillentamiento, los cuales ocurren por:

 

  • 1. El paso del tiempo: Generalmente los componentes que le otorgan a las pinturas la característica de flexibilidad en el aplicado y dureza, como los secantes, cuando tienen contacto con el oxígeno producen que las superficies se vuelvan amarillas con el paso del tiempo, generalmente ocurre dos años luego de haber sido pintada la superficie.
  • 2. Humedad: Por otro lado, este proceso de amarillentamiento se puede adelantar cuando se concentra gran cantidad de humedad en una zona en específico.

 

Factores que originan el amarillentamiento

 

Soluciones

 

Sea cual sea el caso por el cual el tono de la pintura blanca se ha vuelto amarillenta, existe una lista de pasos a seguir para solucionarlo. Veamos:

 

1. Primer paso:

Principalmente es necesario eliminar todo el tono de pintura amarilla que exista. Este vendría siendo el paso más importante y a su vez uno de los más difíciles. Para ello será necesario preparar la zona en la que se va a realizar el trabajo.

Por ejemplo, el suelo se puede cubrir con un plástico, también es necesario utilizar guantes y mascarilla. Luego se deberá limpiar y lijar toda la superficie a trabajar y aplicar un removedor, siguiendo al pie de la letra las instrucciones. Por último, es posible ayudarse con el uso de una espátula para terminar de retirar los restos de pintura.

 

2. Segundo paso:

Luego es necesario asegurarse de que la superficie se encuentre limpia, que todos los huecos estén rellenos y que la superficie esté seca, antes de aplicar la nueva capa de pintura.

 

3. Tercer paso:

Hoy en día existen muchas opciones en el mercado de pintura para paredes que son menos propensas a sufrir de amarillentamientos. Algunas de ellas pueden ser por ejemplo pintura de paredes para exteriores o pintura de vinilo, ideales en aquellas zonas donde las paredes tienen mayor cercanía a la humedad. Estas son resistentes al agua y evitan la aparición de hongos. También es aconsejable ponerse en contacto con los expertos y pedir su asesoramiento para conocer cuál es la pintura más adecuada.

 

4. Cuarto paso:

Luego de escoger la nueva pintura ha llegado el momento de aplicarla y volver a pintar las zonas amarillentas. Es importante destacar que se contarán con mejores resultados si se utiliza pintura especialmente diseñada para resistir la humedad.

 

Nota: Es importante evitar el uso de amoníaco a la hora de limpiar las habitaciones donde se ha aplicado la pintura blanca, puesto que este componente puede acelerar el proceso de amarillentamiento.

 

Te explicamos qué es el rubbing y para qué sirve.

 

Teniendo en cuenta todas estas recomendaciones, ya no será una pérdida de tiempo pintar nuestros espacios preferidos en blanco, ya que con nuestros consejos podrás prevenir que los mismos se tornen amarillos.

2019-12-19T12:39:16+00:00 diciembre 12th, 2019|
pinturas super